Inicio Vida & Trabajo Puedes superar el estrés (sin tener que decir que estás estresado)

Puedes superar el estrés (sin tener que decir que estás estresado)

«¿Estresado yo? Por alguna razón, no nos gusta admitir que estamos estresados o que la ansiedad nos afecta. Lo digo con conocimiento de causa. El estrés puede aparecer en cualquier parcela de la vida y complicarla, pero que aparezca donde sueles pasar casi todo nuestro día a día, o sea, en el trabajo, puede llegar a dinamitarte por completo.


Sigue a Dévé en las redes sociales (Twitter , LinkedIn, Instagram ) y ten siempre a mano a tu aliado para tu satisfacción personal y en tu carrera.


Hay estudios que hablan de que España es el país europeo que más sufre los efectos del estrés, con un porcentaje de casi el 60% de trabajadores que lo padecen. Muchos de los afectados no saben que lo que les pasa es estrés. Yo lo identifiqué porque mi cuerpo me avisó de que o paraba o lo iba a lamentar. Las señales pueden ser desde ponerte enfermo cada poco tiempo, estar cansado continuamente, tener peor humor del que te gustaría, a que se te caiga más el pelo, se te quiten las ganas de comer o tengas problemas en la piel.

Tengo que confesar que cierto grado de estrés, a mí me sirve de motivación para seguir aprendiendo y mejorando. Esto que nos pasa a muchos lo reconoce la Organización Mundial de la Salud, que considera que el estrés moderado nos es útil, siempre y cuando sea a un nivel aceptable para nosotros. El problema está en que no es fácil controlar ese grado de estrés y se nos suele ir de las manos, por eso es tan importante estar vigilantes y reconocer los síntomas.

Al fin y al cabo, el estrés es una respuesta de nuestro organismo al miedo, a una situación de peligro, a través de una respuesta fisiológica que suele alterar nuestro modo de pensar o actuar. Nuestro cerebro más primitivo reacciona ante una situación de alarma, ya sea real o imaginada, sin saber diferenciar y ante esa incertidumbre, actúa de forma exagerada, ya que asocia cualquier sensación de cambio a la de peligro extremo. No en vano, estamos aquí porque a nuestros antepasados les sirvió para sobrevivir. Lo que ocurre es que ahora sufrir estrés de forma continuada en el trabajo puede llevarte al Síndrome de Burnout o del Quemado y convertirse en un trastorno mental con consecuencias más graves. Por lo que debemos hacer lo posible para evitarlo.

 

Sedentarismo laboral

Hay muchas fuentes de estrés, tanto externas como internas. Algunas de ellas pueden ser un mal ambiente en el trabajo, no tener un buen jefe, que te exijan más de lo razonable, sobre todo, si no consideras estar bien remunerado o que no te reconozcan los logros alcanzados. Sin embargo, una de las que se lleva la palma es el sedentarismo laboral.

Y es que las jornadas laborales en nuestro país son bastante largas, sigue existiendo la cultura de que cuanto más tiempo pases sentado frente al ordenador, más responsable, comprometido y productivo serás y, hasta que cambie la mentalidad, necesitamos ciertas pautas que nos ayuden a no tensionarnos tanto porque ¿quién no ha acabado la jornada laboral con un molestísimo dolor de cabeza? Parte del problema es que no solemos hacer pausas, creemos que así nos alcanzará mejor el tiempo, cuando en realidad nos bloqueamos y en lugar de parar, seguimos insistiendo.

 

Prevenir y/o combatir el estrés

No lo tomes por sistema, pero si tienes que mandar un email a un compañero o llamarle por teléfono, de vez en cuando, puedes levantarte y acercarte a su sitio, de esa manera estirarás las piernas, socializarás con quien vayas encontrándote y volverás a tu sitio renovado.

Además, es muy importante que te mantengas bien hidratado. El cuerpo y la mente necesitan agua para funcionar.

Es importante también que no pases más de dos horas sentado, aprovecha para ir al baño o hacer una pausa breve para estirarte, así despejarás la mente y podrás volver a centrarte en lo que estabas haciendo. Esto también es aplicable si sientes que estás bloqueado, las pausas de este tipo es como si nos reiniciaran.

Existen muchos trucos curiosos contra el estrés como descalzarte y poner los pies en el suelo. Tenerlos encerrados durante todo el día hace que músculos y huesos estén en tensión, así que de esta forma podemos liberarlos. Otra forma de deshacer tensiones es darnos un autoabrazo, si no tenemos a alguien cerca para dárselo o somos de los que no nos va mucho eso. Al hacerlo, liberamos, entre otras, oxitocina, la hormona de la felicidad. Por otro lado, si el abrazo pudiera ser de nuestra madre sería ideal, pero si es imposible escaparnos a verla, al menos podemos llamarla, ya que hay estudios que afirman que su voz tiene los mismos efectos que el contacto físico y nos ayuda a bajar el nivel de cortisol, la hormona del estrés. Masticar también nos ayuda a liberar estrés, puede ser un chicle, pero lo suyo es masticar apio, un alimento bajo en calorías y que contiene apigenina, una sustancia con efecto relajante.

Por qué, sabiendo lo que sabes del estrés, sigues estresado.

Y fuera de la oficina, quedar un rato con los amigos, practicar algún deporte o hacer yoga son buenas formas de mantener a raya el estrés. La meditación, el mindfulness también pueden contribuir a rebajar los efectos del estrés. Y existe un método, la relajación progresiva de Jacobson, para relajar cuerpo y mente en poco minutos, que resulta altamente efectiva una vez que se controla.

 

Recomendaciones de expertos

“No debemos postergar lo que nos preocupa o asusta en nuestro puesto de trabajo, sino afrontarlo y hacerlo lo antes posible. Si lo postergamos, el fantasma de hoy, mañana será mucho más grande.” No lo digo yo, lo dice Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS). Sin embargo, también hay que saber parar, si estás viendo que no das más de sí, debes tomar la decisión de dejarlo para el día siguiente, de esta manera, te desgastarás menos.

Ahora bien, si hay un momento en el que te sientes realmente desbordado, puedes, en palabras de Rafael Cobo Calleja, confundador de Mindful Leading, “parar y dedicarte un minuto porque tu mente ha entrado en bucle, se centra en el pasado y en el futuro y bloquea el presente. Debes centrarte en la respiración porque como la respiración conecta con nuestro sistema nervioso central es bueno usarla para romper la cadena de estrés. Cuando estás en la oficina y te satures, lo mejor es guardar silencio y centrarte en ese tiempo en tu propia respiración, así le comunicas que no hay peligro y desde la respiración se comunica el mensaje a los demás sistemas de nuestro cuerpo para que vuelvan a la normalidad.”

El lado bueno de las cosas

La otra cara es que cada vez más empresas están concienciadas sobre este tema y están tomando medidas para aumentar la satisfacción laboral y la salud y el bienestar en el trabajo de sus empleados y directivos.

 

Artículo anteriorPor si nadie te lo ha preguntado.
Artículo siguiente«Josep» de Aurel: Animación, historia y compromiso artístico
Estudié Periodismo. Me gusta mucho aprender. Siento pasión por la cultura en cualquiera de sus manifestaciones y, creo que para ser feliz es importante alcanzar el equilibrio. En Dévé toco temas relacionados con la salud, tanto mental como física, emocional e incluso espiritual.

¿Qué opinas? Hablemos.