Home Uncategorized Ser excelente ya aburre: cómo ser un icono

Ser excelente ya aburre: cómo ser un icono

(Cómo ser un Icono): persona o cosa observada como el símbolo o la representación de una creencia, nación, comunidad o movimiento cultural. No confundir con fama. Se puede ser famoso sin ser un icono. Se puede ser excelente sin ser un icono. No obstante, como la vida debería ser más estimulante, aquí el “saber hacer” de un icono. Atención: ser un icono no necesita ser tu ambición. No todos pueden serlo ahora —pero sí quizá luego.

 

Soltar la individualidad y prepararse para representar “algo más”: esa es una primera idea. 

Una persona excelente en su carrera o en un área más ordinaria normalmente no necesita soltar su individualidad. Puede que nunca se vea frente a esta cuestión. O ni siquiera sea consciente de la idea de individualidad como algo que se puede soltar. Pero justo ahí se marca la diferencia entre quien es un icono y todos los demás.

Y atención que son dos cosas: “soltar la individualidad” y “representar algo más”. Algunos se engañaron asumiendo que podrían hacer trampas, y se quedaron a medio camino. No fue el fin del mundo, por cierto. Pero fue menos divertido.


Suscríbete a Ideas Audaces, el newsletter de Dévé. Los descubrimientos para ponerte en un nuevo nivel en lo personal y en la carrera, una vez por semana.


No necesitas ser el mejor, pero al menos, ser algo mucho más allá de lo ordinario 

El mundo no es justo: tiene miles de personas excelentes no valoradas. Miles de esposas excelentes —leales, cuidadosas, dulces, guapas, hasta buenas psicólogas—a las que sus maridos les fueron infieles. Miles de empleados excelentes exitosos en ser ignorados en los ascensos y en que les asignen más trabajo, para finalmente ser reemplazados por juniors más baratos. No quiero decir que una persona icónica no pueda correr la misma suerte, pero sí que será más difícil, porque técnicamente es imposible obviarla. 

Un icono es un símbolo de “algo más”. Tiene un punto de polaridad misteriosa, un je ne sais quoi. Tiene algo que engancha.

 

Dejar de ser complaciente para ser verdadero.

Si necesitas ser políticamente correcta porque en tu trabajo hay códigos, ahí nunca serás un icono. Para tu consuelo, seguramente ni en tu trabajo, ni en todas las empresas de tu sector hay iconos. No te angusties, hay lugares que no merecen albergar iconos. No pasa nada. 

Si no sabes decir “no”, tampoco serás un icono (ni serás excelente, ni serás bueno). La verdad es esta: el nivel de disciplina de una persona icónica la lleva a elegir cuidadosamente las actividades que encajan con su objetivo final. Y más importante, descartar lo que no.

 

Ser dueña de tu tiempo

Una persona icónica no vive distraída. Es más, te sorprendería lo disciplinadas que son. Puede que su definición de disciplina no sea como la que nos han enseñado a ti y a mí mientras nos formaban para ser recursos humanos, ya sabes, hechos solo para producir. Pero el enfoque de una persona icónica es poliédrico y holístico. Y a veces difícil de definir desde fuera.

 

Ser simple es cruel.

¿Por qué no echarle más glamour a la vida? ¿Por qué no tener de qué hablar más allá del trabajo y las cosas cotidianas? ¿Por qué no despertar más interés? Algunos creen que ser interesante es ser alguien que viaja mucho. Otros, llegados hasta aquí, se confunden y asocian ser un icono a llamar la atención a toda costa —y probablemente necesiten revisar su ego y su autoestima—. Y otros creerán haberlo hecho bien por tener más de 500 contactos en LinkedIn. 

Pero si has llegado hasta aquí, habrás percibido que ser un icono es como la vida: estimulante, complejo y con matices. A buen entendedor…

 

Previous articleSé un hombre emocionalmente equilibrado con estos hábitos
Next article7 formas de mantener la concentración en el trabajo (a pesar del calor y el aburrimiento)
Creo que nada es difícil si sabes hacerlo. Soy Esther, ingeniera de Caminos amante de los trenes y del progreso social que traen. Dirijo Dévé, donde edito y escribo sobre estrategia, liderazgo y dinámica social; pilares del desempeño pro y perso. La verdad —simple, directa y clara— te hace libre.

¿Qué opinas? Hablemos.