Home Análisis Apple, cuando el negocio se antepone a la revolución