Home Carrera ¿Estás dispuesto a perder para ser un líder?

¿Estás dispuesto a perder para ser un líder?

Tienes buenos dotes de liderazgo, la gente te escucha cuando hablas, ordenas a los demás y les das un rumbo, una esperanza. Vas a ser un buen líder…

Liderazgo. Qué bien suena, ¿no? Quién pudiera ser líder para cambiar las cosas. Ojo, un buen líder no es un jefe, por supuesto. Ya hemos visto todos mil veces ese meme en LinkedIn que cada cierto tiempo vuelve a aparecer en tu timeline: “Las diferencias entre un jefe y un líder”… Todos queremos ser líderes; pero no te engañes ¿estás preparado/a para serlo?

 

Liderar implica muchas cosas que no estás teniendo en cuenta. Las buenas ya las sabes, reconocimiento, prestigio, admiración, atención… Pero lo que realmente implica ser un líder tiene más de malo que de bueno. ¿Aún lo deseas?

Liderar es mantenerse cuando las cosas van mal. Liderar significa que, aunque veas la derrota de tu equipo clara, aunque veas que se están retirando, tú irás y te implicarás más todavía. Tratarás de resolver el problema aunque todas las apuestas vayan en tu contra. Cuando la derrota parezca clara, cuando todo se ponga más y más oscuro, tú, el líder, en lugar de solo identificar la situación y negociarla, irás y lucharás para girar la tortilla. 

No todo el mundo vale. La cosa es así. No se trata de ser la persona más amable, la más carismática, ni la que hace mejor las presentaciones a clientes. Tampoco es solamente eso de encajar bien las derrotas, ni darle la vuelta al argumento delante de una mala situación. No. Va más allá de eso. Un buen líder es el capitán que se queda cuando ve que el barco se hunde. Un líder está dispuesto a perder por un beneficio mayor que su misma persona. Un líder no tiene ego. 

¿Lo tienes?

Muchos habrán visto que tienes talento, que tienes una educación o una experiencia envidiables, que eres especial, que tienes algo, no lo vamos a negar; pero la diferencia entre un gran referente y una eterna promesa es esa: tu compromiso con el liderazgo… Estar dispuesto a salir perdiendo a nivel personal. Es así.

Y yo te planteo, ¿estás dispuesto/a a dar sin recibir? ¿Estás dispuesto/a a quemarte por el camino? ¿Estás dispuesto/a a la soledad y a la incomprensión? Porque es muy probable que te vaya a suceder. Si vas a liderar, todos te apoyarán cuando las cosas vayan bien; pero cuando vayan mal, tú serás la única persona responsable. ¿Lucharás solo/a cuando tengas más a perder que a ganar?

Nadie pone en duda tu nobleza, ni la bondad de tu corazón; pero ¡buf! Tienes una vida, tienes otras metas, otras aficiones. ¿Ya tienes claro qué dejarás atrás cuando sea necesario? ¿Qué sacrificarás? ¿Le darás a ese liderazgo todo lo que te reclame? ¿Tendrás la valentía para hacerlo?

Si es que sí. Enhorabuena. En algún momento tendrás dudas, tu confianza flaqueará y te querrás echar atrás. Tienes que estar dispuesto/a a moldear y adaptar tu vida por y para los demás. Perderás amigos, perderás alguna pareja, perderás tiempo para ti; pero una cosa tienes que tener clara: tú has venido aquí para hacer de este mundo un lugar mejor. No es algo al alcance de muchas personas.

Estás hecho/a de una pasta diferente, eres necesario/a en la sociedad, ahora más que nunca. Eres la luz al final del túnel, eres esa persona que da confianza, que motiva y que da esperanza a los demás. Si la vida te ha puesto para que lideres a otros, y estás dispuesto/a a todo lo que puedes perder. Enhorabuena. Eres único/a. Y lo más divertido de todo, es que en el fondo te pone este reto. Y sólo por ese coraje ya vale la pena. Sabes que cuando las cosas vayan a ir mal y te miren a ti, tú estarás mirando al problema con una sonrisa.


Sugerencia de presentación: Jo Competeixo – Manel
Previous articleTus derechos (y tus deberes) en el teletrabajo
Next articleBreve análisis de conceptos trillados: el “éxito”
Consultor de estrategia empresarial y Mentor de artistas. He trabajado en entornos altamente cambiantes y competitivos en el mundo de los negocios, y he visto lo mejor y lo peor del ser humano. He comprobado que el cómo se hagan las cosas es tanto o más importante que el fin en sí mismo; y que el llamado éxito sólo se da gracias a la libertad de mente y espíritu. Fan de Bunbury y coleccionista de relojes.

¿Qué opinas? Hablemos.