Inicio Carrera Acoso laboral: cómo es realmente, y qué hacer para defenderte

Acoso laboral: cómo es realmente, y qué hacer para defenderte

Si eres víctima (o presencias) de acoso laboral, hasta el punto de que tu salud física y mental se resienten y te planeas dejar el trabajo, ¡espera! Antes de llegar ahí, que sepas que hay cosas que puedes hacer para defenderte.

El acoso laboral se hace cada vez más presente en nuestros entornos laborales, según las estadísticas el 80% de los trabajadores han sufrido de este mal. Por esta razón es importante que aprender a gestionar este mal  para no llegar a sufrir consecuencias desagradables.

La persona que sufre acoso puede llegar a experimentar ansiedad, incapacidad para conciliar el sueño, perder sus ganas de trabajar, perder su autoestima y sobre todo, somatizar enfermedades llegando a sufrir dolores lumbar, trastornos gastrointestinales, dolores musculares, etc.

Conviene en este artículo analizar el perfil del acosador y hablar sobre algunas prácticas y actitudes que pueden ayudarte a afrontar esta situación sin permitir que controle tu vida.

¿Cómo es un acosador laboral?

Un acosador laboral tiene muy baja autoestima, por esta razón para sobresalir busca hundir a quien está a su lado. Aunque a simple vista parece una persona muy segura de sí misma, el complejo de inferioridad con el que viven día a día lo lleva a convertirse en un tirano que se esconde tras una máscara, el agradable y encantador.

Tiene un carácter agresivo y narciso, lo que lo hace incapaz de sentir empatía por quienes lo rodean y por consiguiente, no siente ninguna clase de culpa cuando hace daño. Una de las características más curiosas de un acosador, es que proyecta sus errores o defectos en el acosado con el fin de liberarse de cualquier responsabilidad o fallo.

Técnicas del acosador laboral

Su necesidad primaria es sentirse superior al acosado para encontrar la reafirmación que no logra recibir por sus propios méritos. En busca de alcanzar su objetivo buscará constantemente controlar e intimidar a la víctima valiéndose de estrategias tan bajas como los gritos, los insultos y las amenazas. Algunas situaciones que puede fomentar un acosador son:

  • No valorar el esfuerzo realizado.
  • Discriminar a la víctima.
  • Valerse de mentiras y difamar.
  • Excluir al afectado.
  • Asignarle tareas que no le corresponden.
  • Quitarle tareas.
  • Limitar la comunicación.

¿Tipos de acoso Laboral?

  • Descendente: Es el más común y tiene lugar cuando un superior acosa a algún subalterno.
  • Horizontal: Se presenta cuando un compañero de trabajo acosa a otro.
  • Ascendente: Este tipo de acoso es el menos común, aparece cuando un subalterno acosa a su superior, este caso puede presentarse cuando un empleado nuevo tiene que interactuar con un subalterno que lleva muchos años en la compañía o que tiene mucha experiencia.

¿Qué hacer ante al acoso laboral?

El primer paso para solucionar algo siempre será identificarlo. Muchas veces malentendidos en el trabajo pueden generar actitudes negativas de los demás hacia nosotros. Si este es el caso, después de hacer una reflexión interna podemos abordar a nuestro compañero o superior con el fin de aclarar cualquier confusión que pueda estar generando molestias en nuestro entorno laboral.

Ahora bien, si las conductas a las que nos vemos sometidos nos están dañando, tendremos que definir si estamos siendo acosados. Una herramienta que puede ser de gran ayuda para saber si alguno de nuestros compañeros o nosotros estamos siendo víctimas de acoso laboral, es el inventario laboral de LEYMAN. Es muy importante entender que aunque no seamos los acosados, es nuestro deber ayudar a quien está enfrentando una situación de acoso, porque de lo contrario, nos convertimos en cómplices del acosador.

No es recomendable enfrentar al acosador de forma directa o entrar en conflicto con él porque esto puede agravar la situación, ahora bien si queremos gestionar lo que sucede podemos tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Se consciente de que no puedes permitir que nadie ejerza presión o maltrato sobre ti.
  • No tengas miedo a tomar medidas o si es el caso a denunciar.
  • Siempre guarda un historial de todas las tareas que se te piden y que entregas diariamente por si son necesarias más adelante. Si el victimario también te acosa vía telefónica, puedes hacer grabaciones siempre y cuando solo las utilices para hacer ver el problema en cuestión.
  • Acude a RRHH y comenta la situación, las organizaciones tienen la obligación de ofrecer un clima laboral adecuado para sus empleados. Todas las visitas que realicemos deben quedar documentadas porque en el caso de que la organización no tome medidas para solucionar el problema debemos denunciar.
  • Busca ayuda psicológica para trabajar cualquier trastorno de ansiedad, sueño, alimenticio, etc. que hayan podido aparecer. Trabaja tu equilibrio emocional con el fin de mitigar el daño que tu autoestima haya podido sufrir.

El acoso laboral es una falta que en la actualidad puede llegar a ser castigada con cárcel. No denunciarlo no solamente nos destruye sino que da fuerza a todos los acosadores y perpetúa el problema.

 

 

 

Artículo anteriorLa historia del hombre que podría ser tú, porque (quizá) se parece a ti
Artículo siguienteEmilio Froján: “A mí me gusta proponer, gestionar cambio, generar críticas constructivas, generar espacios donde se pueda debatir…”
Soy life coach y escritora de bienestar emocional. Los años en el sector privado me inspiraron a volcarme en el mundo de la inteligencia emocional y el liderazgo. Actualmente, además de escribir para Dévé escribo en valorarteblog.com. Espero poder aportar con mis artículos herramientas que mejoren tu vida laboral.

¿Qué opinas? Hablemos.