Home Estrategia Los hombres necesitamos jugar más al fútbol los sábados

Los hombres necesitamos jugar más al fútbol los sábados

La vida pasó de ser trabajar para vivir a ser arrastrarse en el trabajo de lunes a viernes y el fin de semana hacer lo que no dio tiempo durante la semana. Me pregunto cuándo. Hoy el único momento “para uno” es mientras lava el coche.

Te pasas toda la jornada laboral sentado frente a tu ordenador, concentrado en tu trabajo. Te paras solo para ir al baño o en algún que otro breve descanso. Es la situación que vivimos una buena cantidad de hombres.

Luego, cuando sales de tu trabajo, llegas a tu hogar y lo único que quieres es despejar tu mente, disfrutar de tu familia o mirar alguna serie. Me ha pasado y seguramente a ti también. Ciertamente, del aburrimiento de la vida sedentaria a veces solo nos salva un partido de fútbol de los de los miércoles a las nueve. Pero independientemente de lo interesante que resulta el fútbol, a veces me pregunto si a una parte de mí en realidad no le gusta el fútbol, sino que hace como la gente que paga por ver a otra gente comer. Ya que uno no puede, disfrutar viendo a alguien que sí puede.

Sin embargo, la salud es lo que todos descuidamos hasta que un día llega la noticia de que el compañero de departamento ha estado a punto de morir de un infarto. El compañero de 44 años, dos menos que tú. Y algo hace “clic”: y recuerdas que no debes descuidar tu salud física y mental. Y que una vida sedentaria puede traerte serios problemas en el futuro como obesidad, problemas vasculares, colesterol alto o problemas de corazón.

Los hombres necesitamos jugar más al fútbol los sábados. Objetivamente, la lista de beneficios debería ser suficiente para convencer:

Mejora la salud cardiovascular. En el fútbol estamos en constante movimiento, ya sea corriendo, trotando o caminando dentro del campo de juego. Estas actividades ayudan a que mantengas el ritmo cardíaco y es un excelente ejercicio cardiovascular. Además, reducen tu presión sanguínea y te permite quemar el exceso de calorías.

Fortalece los huesos. Hay una realidad de la que no puedes escapar. A medida que pasa el tiempo, tus huesos se empiezan a debilitar. El fútbol, con sus repetidas cargas de peso en el cuerpo durante las partidas, es una buena manera de reforzar nuestro esqueleto.

Ayuda la fuerza muscular. Al ser un deporte de contacto, el fútbol ayuda a fortalecer tus músculos.

¿Pero qué de la sensación de vivir?

¿Qué me dices del sentido de logro? La vida es un aburrimiento si lo máximo que logras en una semana es una buena presentación en el trabajo y que la esposa no se enfade.

Un partido de fútbol es la oportunidad para realzar ese sentimiento de adrenalina al que la rutina le ha ganado terreno. ¿Te imaginas ser el salvador de tu equipo? Sentirte todo un hombre luego de meter un gol, de salvar una pelota imposible, de experimentar a menor escala lo que viven las grandes estrellas como Mbappé, Messi, Cristiano Ronaldo… porque, aunque son millonarios, juegan al fútbol por la experiencia, porque quieren superarse día a día y en ese sentido, este deporte es igual para todos, para las estrellas mundiales como para ti que juegas con tus amigos o en el equipo del barrio.

Cuando llegues a tu hogar, luego de haber sido la figura del partido, cuando tu equipo gane o incluso pierda, te darás cuenta que será una experiencia totalmente diferente a cuando llegas de tu trabajo. Te encontrarás con tu esposa y la mirarás con otros ojos porque el fútbol, además de tener beneficios en tu salud, también levanta los niveles de testosterona.

Puedo asegurarte que mientras practiques este emocionante deporte, tu vida sexual cambiará para bien. Y una vida sexual activa trae consigo mejoras en la convivencia familiar.

¿Qué me dices sobre hacer un equipo de verdad? No se compara hacer equipo con el compañero que quiere robar tus méritos y la jefa controladora que hacer equipo en un partido. Durante el partido te sacrificas por tu compañero, te comprometes con cumplir con tu tarea y tienes la oportunidad de ser un ejemplo para los demás, tanto por tus habilidades como por tu comportamiento en el equipo. Es el momento de demostrar que puedes ser un excelente líder. Experimentar que los demás te admiren o respeten y olvidarse de los tratos que recibes en tu trabajo cotidiano.

Los hombres necesitamos jugar más al fútbol. Por nosotros, por nuestra salud y por nuestras familias. Deberíamos poder ser héroes cotidianos.

Previous articleSecretos de la pizza napolitana: Cómo logré cocinarla igual que en Italia.
Next articleMomentos de Ocio: Actividades para disfrutar al aire libre
Soy licenciado en Comunicación Social por la Universidad Nacional de Córdoba, en Argentina. Actualmente ejerzo como docente de Lengua y Literatura en nivel secundario y superior. También realizo trabajos freelance como redactor y transcriptor. Durante años he trabajado realizando notas periodísticas para medios de comunicación locales. Me especializo en temáticas como estilo de vida del hombre, deportes, salud, vestimenta y demás aspectos esenciales para el hombre moderno.

¿Qué opinas? Hablemos.