Inicio Educación Financiera Antes de invertir deja de sentir

Antes de invertir deja de sentir

Cuando quieres empezar a invertir, ya sea en herramientas financieras (fondos, acciones, etc), comprar un inmueble para invertir o incluso en un negocio, lo primero que debes tener en cuenta es a ti mismo, y la emoción que se genera en ti.

Para explicar el porque antes voy a explicar que es un mercado, un mercado en un lugar (físico o teórico) en el que la gente compra y vende, oferta y demanda, pueden ser acciones, pueden ser viviendas o pueden ser patatas.

Y como he dicho la gente es la que compra y vende, por lo tanto el mercado se mueve por psicología colectiva. Tú debes saberlo, por dos motivos: primero, que no te afecte la psicología colectiva y, segundo, para poder actuar en base a lo que el mercado transmite.

El primer punto es un trabajo propio, cuando tú estás bien no te afecta lo demás, y si te afectan las emociones del mercado es que no estás bien para invertir en ese mercado.

El segundo punto es sobre lo que voy a profundizar un poco más hoy. Voy a contarte como reconocer las emociones en los mercados y como actuar en base a ellas.

EUFORIA

Empiezo por la euforia porque es una de las emociones más potentes que podemos sentir. Hace tiempo un amigo me enseñó un estudio que decía que cuando más rápido corría un futbolista era celebrando un gol, ¿por qué? Porque siente euforia. Y eso es algo que nos puede contagiar un mercado. Ese sentimiento de que es la inversión perfecta, que nada puede salir mal. Un ejemplo claro fueron los Bitcoin, ¿quién no recuerda diciembre de 2017 cuando todo el mundo hablaba de Bitcoin? Fue un caso claro de euforia, la gente hipotecaba sus casas para invertir en Bitcoin, todos los medios hablaban de ello y de las grandes rentabilidades que daban.

Pero la realidad era que cuando todos hablaban del Bitcoin, ya era tarde para comprar, es más, si tenías, era el mejor momento para venderlos.  Otro ejemplo son los restaurantes de sushi, ¿recuerdas cuando en cada calle había dos restaurantes de sushi? Salían como setas, la gente montaba restaurantes de sushi porque sabían que era la gallina de los huevos de oro.

Eso es lo que hace la euforia hacer pensar que siempre va a salir bien, cuando la realidad es que cuando el mercado está eufórico es el peor momento para  invertir en eso. Y si ya has invertido es un buen momento para bajarte de ese barco.

MIEDO

¿Qué viene después de saber que nunca vas a perder? la demostración de que te equivocas y con ella el miedo. El miedo es más poderoso todavía que la euforia, si a ese jugador que celebra el gol, le persiguiesen para matarlo correría más todavía.  Cuando el miedo se apodera de la gente corre como la pólvora, abandona cualquier lógica y hace lo que sea. Acuérdate con la crisis inmobiliaria como las empresas querían vender todos los inmuebles que tenían a toda costa y deshacerse de ellos rápido, como el miedo se apoderó de ellas.

Esta es una situación muy complicada, pero nuevamente, no hay que dejar que el miedo se apodere de ti, porque el miedo te va a llevar a no pensar, a actuar rápido y, probablemente, a equivocarte. Párate, piensa y evalúa cual es la mejor opción y en qué condiciones.  Hablando de las casas, mucha gente vendió las casas muy baratas por miedo, cuando tendrían que haber pensado que es una inversión a largo plazo y que, tal vez, hubiese sido mejor esperar. Que no te digo que lo mejor siempre sea esperar, porque puede que lo mejor sea salir corriendo, pero es algo que hay que evaluar desde la tranquilidad de uno mismo, no tomar una decisión por la emoción que nos ha contagiado la psicología colectiva.

ESPERANZA.

Por último hablaré de la esperanza, porque suele venir después del miedo o la vez, ya sabes que es lo último que se pierde. La esperanza es la que te dice que te esperes cuando algo está saliendo mal, porque piensas “ya mejorará”. Quien no ha visto un negocio en el que no entra nadie nunca y aguanta abierto meses y meses, esperando a que mejore, pero acaba cerrando.

La esperanza te hace esperar y esperar, repito “es lo último que se pierde”, es más, muchas veces pierdes antes tu dinero y tus posibilidades de maniobra, que tu esperanza. Cuando hay esperanza en un mercado, puede ser una antesala de mejora, pero también la antesala del fin.

Como cierre te diré que si detectas cualquiera de estas emociones en un mercado, lo mejor que puedes hacer es mantenerte al margen a no ser que sepas muy bien lo que haces, porque es mejor ser cauto y consistente que buscar “pelotazos”. Y espero que después de leer esto  antes de hacer cualquier inversión te pares a pensar la emoción que genera el mercado y actúes en consecuencia.

Artículo anteriorDía de la madre: qué hacer cuando tú no soportas a tu madre
Artículo siguienteSí, puedes lidiar con una persona narcisista. Incluso si es tu jefe
Aunque soy Ingeniero Naval de formación, mi empleo y mi pasión son las finanzas. Y después de estar años desarrollándome en diferentes campos de las mismas (desde trato directo con los mercados a trato directo con el cliente) estoy feliz de poder compartir mis conocimientos y opiniones a través de Dévé.

¿Qué opinas? Hablemos.