Home Análisis Un respeto a los solteros

Un respeto a los solteros

El manifiesto

Cuando alguien no tiene pareja, su alrededor encuentra cada día 50 maneras para decirle que su soltería es mala. En plan “tienes una enfermedad”. Los libros, Netflix, las parejitas, tu madre, los sex shops, Youtube e incluso el aire. Grosso modo, dirán que le falta algo, que tiene una tara, que su vida comenzará cuando se una a alguien.

“Oh, no, no”, dirá ahora la gente. “Esa creencia la hemos superado. Ya no se juzga”

 

Vamos a hablar sin acritud. Lo que ya en 2020 se sigue asumiendo sobre la gente soltera, se sigue haciendo desde la pena. Que están infelices. Que están amargados. Que están desesperados por tener una relación. Que no están en pareja porque todavía necesitan trabajar consigo mismos antes de poder estar con alguien. Que si no están en pareja es porque algo malo tendrán. Que si a cierta edad todavía no se han casado, han fracasado en la vida. Qué poco humor, qué poco formalismo, y qué forma tan ruda de dar más trabajo a los psicólogos. Así que por el bien de la humanidad en esta nueva década vamos a decir algo:

-Una persona soltera puede sentirse sola o querer estar en una relación. Pero ¿alguien se ha preguntado qué pasa con la gente con pareja que se siente sola y/o busca otra pareja? ¿Nadie se acuerda del caso Ashley Madison?

-A veces una persona soltera puede estar infeliz, una relación le hace feliz, y luego puede venirse todo abajo y ser infeliz por otro motivo.

-La soltería no significa necesariamente tener que mejorar; la mejora continua es para todos. Es más, podríamos preguntar sobre la gente emparejada que  se ha quedado en bajas categorías por esta idea de: “Tengo pareja” = “estoy en un nivel superior al de los solteros” = “ya no necesito trabajar en mí”= “ya no necesito mantenerme en actividad”. Ándale, “ya nos podemos morir”.

Otra idea es que los solteros andan con envidia de las parejas. Porque una pareja es lo que les falta. Permítenos corregir este malentendido. Algunas parejas son referentes para nosotros, pero jamás encontramos referencias entre las parejitas nuevas que se besan en el metro, o van de la mano por la calle. Los solteros no nacieron ayer: para que una pareja dé envidia no vale con verla delante. Es más, de muchas parejas pasamos, y otras que miramos a veces nos hacen preguntarnos cómo es que una parte está aguantando a la otra.

¿Qué hace frío? Uf. ¿Que la vida es muy cara y hay que compartir los gastos? Uf, sí. Y también aumentan los gastos, los roces y los hábitos de gasto que a veces se llevan el amor. Los solteros ven a las personas en pareja de pie en medio de la calle con su hijo tirado en el suelo gritando, los ven buscando niñera porque trabajan tanto que no tienen tiempo para los niños. Los ven dedicándole 8 horas o más al curro para luego llegar a casa y tener que seguir currando haciendo el 70% de las tareas del hogar, a menos que formen parte del reducido porcentaje de hogares que han logrado repartir al 50% exacto esas tareas de casa… Cuando los solteros preguntan: “¿Qué tal?” la respuesta verdadera de los emparejados incluye: “Qué estrés/cansancio/agobio”.

Así que no, los solteros no miran a la gente en pareja con envidia. Más bien se preguntan por qué se juzga a una persona que antes de estar emparejada, quiere estar feliz, tener su vida en sus manos, o simplemente no es el momento. Por qué no se la puede respetar, o dejar en paz. Y si eso no es suficiente: conciliar, que aunque estén solteros y no tengan hijos, también tienen derecho a ello.

Previous articleCómo hace la gente que consigue no dejar para mañana lo que puede hacer hoy
Next article“Les Misérables” y “Hors Normes” (“Especiales”): París, sus desheredados y la (des)integración social
El equipo de redacción de Dévé. Alterados en la mente, porque lo nuestro es pasión por hablar de estrategia, liderazgo y estilo de vida. No lees un artículo sin subir de nivel.

1 COMMENT

  1. Bien!!!.
    Permanecer soltero/a. No se traduce a fracaso, cuestión de carácter difícil o todo lo que se quiera mencionar en el aspecto negativo. Simplemente, en mi opinión, se trata de un estado, o mejor dicho, una actitud frente a un estado, donde quien lo vive se valora, aprecia, se cuida porque se distingue para posteriormente, no importa el tiempo, salir de ello en las más óptimas condiciones de felicidad; fruto de su autodisciplina.
    Me atrevo a decir en esta cuestión, que hay quienes por desesperación o falta de autocontrol beben de cualquier vaso, saltan de flor en flor….
    Por qué no tener en alta estima a quienes permanecen limpios para después, alzar a lo más alto su propia COPA?.
    Por haber hecho bien las cosas.
    Gracias !!

¿Qué opinas? Hablemos.