Inicio Análisis Grigore Havarneanu: «El factor humano puede ser la parte más débil, pero...

Grigore Havarneanu: «El factor humano puede ser la parte más débil, pero también la más fuerte»

Read it in English here


Nombre: Grigore Havarneanu
Qué quería ser de mayor: médico.
Ocupación actual: psicólogo especializado en transporte ferroviario
Una frase: «La simplicidad es la forma definitiva de sofisticación»


Primero déjame decir que no supe quién entrevistaba a quién, al menos al principio. Grigore es un psicólogo ferroviario, y una parte del cerebro asume que, como psicólogo, tenía que analizarme. Me estuvo preguntando algunas cosas relacionadas con mi ambición y con mis cambios recientes en la vida y la carrera. Por supuesto, cuando la gente del ferrocarril se junta es como cuando los hermanos o primos que se quieren mucho finalmente se reúnen después de meses; hablan de los ferrocarriles y de lo que no es trenes. «(Refiriéndose a Dévé) está claro que no es un blog», afirma. Bueno, Grigore es una de las personas que sabe por qué nació Dévé y por qué es una revista y no un blog.

En mi último artículo, hablando de trenes, dije que la safety y la security son como los hermanos gemelos, que son difíciles de distinguir. Sobre todo en español.

Es una bonita metáfora, hermanos gemelos. Tengo que decir esto mañana en mi conferencia …

Vale. Pero tienes que mencionarme.

(Risas) «Según Dévé, safety y security son hermanos gemelos»

(Risas) Como psicólogo, estoy bastante segura de que te has enfrentado a muchos clichés, como personas que esperan algo de ti solo porque eres psicólogo.

Estos son viejos mitos y viejas reacciones. Desde que era estudiante, he escuchado cosas como «Eres psicólogo, por lo que puedes leer mi mente». Falso. Otro estereotipo es que muchas personas no hacen una distinción entre un psicólogo y un psicoterapeuta. Hay países, como en Francia, donde la gente considera que todos los psicólogos son psicoterapeutas. Francia es un buen ejemplo para esto. Como psicoterapeuta, resuelves los problemas de la gente, tienes un sofá en casa donde la gente se acuesta y habla. Para mí es gracioso tener siempre que decir: “no, no todos los psicólogos son psicoterapeutas”, algunos de nosotros estamos aquí para resolver problemas sociales, por ejemplo problemas en los negocios, como el ferrocarril. El ferrocarril es, al final del día, un negocio. El operador ferroviario quiere tener un buen funcionamiento, no tener ningún problema, quiere vender más billetes, tener más clientes, etc. Así que no quieres tener problemas. ¿De dónde vienen los problemas? De las interrupciones, que están vinculadas a la seguridad y la protección. Una interrupción está vinculada a una amenaza. Así que ya ves que hay psicólogos en otros campos además de «curar personas».

Bueno, primero me gustaría preguntarte algo sobre ti, porque eres psicólogo y, sabes, en el campo del ferrocarril, la gente piensa que solo hay ingenieros, ingenieros e ingenieros. Y luego vienes tú, siendo psicólogo. Me pregunto qué hace un psicólogo en medio de la ingeniería ferroviaria.

Incluso podría responderte de manera más general. Ya sabes, ¿qué hace un psicólogo en el sector del transporte? Es aún más interesante. Debido a que esta pregunta tiene muy a menudo gente que pregunta acerca de la psicología del tráfico, el tráfico y los psicólogos del transporte.

Psicólogo del tráfico, ahora me estás matando …

El problema es que el ferrocarril, como muchas otras cosas, es un sistema técnico social; no solo tiene infraestructura y cosas técnicas, también tiene seres humanos, seres humanos involucrados en el sistema con diferentes roles en todas partes.

Por suerte…

Y por ahora es así. Tienes más automatización, muchas tareas que son reemplazadas por máquinas.

Incluso la conducción.

Como en los coches sin conductor, estamos hablando de trenes sin conductor, como las lanzaderas. Líneas de metro automáticas también existen, y anticipamos una automatización en las principales líneas de metro. Estamos también en una transición hacia el autoservicio, que cada vez los pasajeros hacen más cosas por su cuenta. Por ejemplo, compran su billete por internet o en una máquina autoventa y tienen menos interacciones con el personal de la estación. Entonces las empresas de ferrocarril tienen menos empleados en las estaciones.

Tú mismo estás diciendo que cada vez hay menos personas.

Sí, pero la gente no puede desaparecer así por así. A pesar de la digitalización, de la tendencia a la automatización, no puedes deshacerte de la gente de un plumazo, la gente no puede desaparecer tan fácilmente, el problema es que los empleos de esta gente cambiarán, aparecerán nuevos empleos y básicamente estos se aplicarán a los cambios ferroviarios. Lo que se hacía hace 100 años no es lo que se hace hoy, y no es lo que se hará mañana. Al principio tenías el mecánico de locomotoras, ahora tenemos a los conductores de trenes. Probablemente en el futuro ya no tendremos conductores de trenes, pero aún habrá humanos, haciendo otro tipo de trabajos. Entonces, donde están los humanos también puede haber psicólogos, porque el factor humano suele ser el más débil del sistema.

¡El más débil!

Sí, el más débil en el sentido de que es una fuente de errores, es una fuente de violaciones de las reglas; también desde el punto de vista de la seguridad, algunas personas dicen que el factor humano es el punto más débil de la cadena.


¡Eso suena denigrante!

Si tomas el otro punto de vista, encontrarás precisamente en los seres humanos el potencial más grande e importante para los cambios positivos y la revolución, y así sucesivamente. Entonces tienes dos lados en el factor humano. Uno es su capacidad única en comparación con las máquinas; el otro, los potenciales puntos débiles para diferentes tipos de tareas. Pero este también es un punto fuerte porque el humano es el único elemento en este sistema que tiene un cerebro activo con creatividad. Eso es algo que las máquinas por ahora no pueden hacer.

Las máquinas nunca nos ganarán.

Y lo puedes ver en seguridad, en vigilancia inteligente; Puedes ver todas estas cosas, como CCTV inteligente y cámaras para detectar comportamientos sospechosos, para poder rastrear a las personas dentro de una multitud. Básicamente, cualquier sistema activo en la actualidad nunca es mejor que un ser humano o un ser humano bien entrenado. Tus propios ojos son capaces de detectar cosas de una manera mucho más precisa. Las máquinas están aprendiendo, pero están aprendiendo comportamientos pasados ​​básicamente a un nivel cognitivo. Las máquinas son capaces de aprender de los patrones. Pero ¿alguna vez una máquina será capaz de sentir una emoción? ¿De tener sentimientos?

Espero que no lo haga.

Probablemente todavía no.

Bueno, hay personas que se enamoran de los robots.

Bueno, ¿pero el robot se enamora de ellos?

Bueno, el robot puede emular el comportamiento de alguien enamorado …

En eso tienes razón, pero te equivocas un poco. Ves a Sophia, Pepper y todos los robots que expresan emociones. A estos robots se les enseña a leer las emociones y a responder de acuerdo con las emociones que leen. El problema es que, ¿podrá el robot expresar la emoción y sentirla?

 

«A pesar de la digitalización,
de la tendencia a la automatización,
no puedes deshacerte de la gente de un plumazo,
la gente no puede desaparecer tan fácilmente»

 

(Me rindo) Dime cuándo fue el primer día que alguien decidió poner la psicología en el transporte.

Sabes que los grandes cambios provienen de las guerras, por lo que a partir de la información que tengo, este tipo de actividad psicológica en el transporte, con respecto a las actividades de riesgo, comenzó en la Segunda Guerra Mundial. Inicialmente, cuando los psicólogos se utilizaban para seleccionar a los soldados en la aviación, porque no todos los soldados podían convertirse en pilotos, básicamente querían seleccionar a las personas que resultaban mejores para diferentes tipos de trabajos. Lo que puedo decir es que hace bastante tiempo, tal vez hace 20 o 30 años, la psicología del tráfico emerge como una disciplina importante. La psicología comienza a considerar el factor humano en el transporte por carretera, porque la carretera tiene las tasas más altas de accidentes, tiene muchas interacciones, por lo que necesitas comprender los comportamientos y optimizarlos para reducir los accidentes … Ahora el concepto de la psicología es una disciplina propia, puedes estudiarla, más dirigida a la experiencia del usuario.

Hablemos de ti (más). Lo que hace que un psicólogo vaya al sector del transporte

Bueno, es bastante simple: estaba buscando un tema para mi investigación y descubrí esta disciplina y esta investigación humana en los Países Bajos mientras estaba de Erasmus. Asistí a un curso llamado «psicología social del comportamiento de los usuarios de la carretera». Esto me pareció muy interesante, y se agregó al conocimiento que tenía antes en Rumania en ese momento: en Europa del Este, debes saber que el nivel de seguridad vial es bastante bajo, tiene muchos usuarios de carreteras, infraestructura deficiente, muchos accidentes… por lo que necesitas comprender mejor el comportamiento de las personas para tener intervenciones más efectivas. Así que esto me fascinó, y así es como comenzó esto. Algunos años después tuve la suerte de participar en un proyecto de investigación relacionado con el suicidio y la intrusión en los ferrocarriles.

¿Qué hace entonces la psicología en los ferrocarriles?

Puedes trabajar en las dos áreas de la seguridad: safety y security. En seguridad, la idea principal es reducir el número de accidentes y los comportamientos que conducen a accidentes. En seguridad es aún más interesante porque puedes estudiar todo lo que no es técnico, porque la seguridad está muy a menudo vinculada a la seguridad física, a las soluciones técnicas que instalamos, a las cámaras… pero también está el personal ferroviario. También tienes muchas medidas humanas para aumentar la seguridad. Puedes entrenar personal humano para detectar comportamientos sospechosos e intervenir.

¿Cómo haces eso?

Espera espera. Tienes que hacer una cultura de seguridad. Tienes que elevar la conciencia de seguridad. En Europa las amenazas han cambiado, tenemos un mayor número de ataques, etc. Y básicamente las personas tienen que aprender a adaptarse al nuevo contexto. No es como era antes, tenemos que reconocer que las amenazas existen y tenemos que cooperar. Con el personal ferroviario, con la policía. Esto está cambiando, y tenemos que crear una cultura, tenemos que comunicarnos, para crear conciencia en el público. Además, tenemos que aumentar la sensación de seguridad. Esto es muy importante. No es solo seguridad objetiva, sino también lo que la gente ve y percibe.

Hablemos de la evolución de las amenazas. Las amenazas actuales son mucho más grandes y más ruidosas que en 1980. Por ejemplo, vandalismo, grafiti. No sé si eso sucede en París, pero aquí la gente detiene el tren en medio de la vía para pintarlo. Son como 20 personas que detienen el tren, y el conductor del tren no puede hacer nada. Y cuando llega la policía, no hay nada más que hacer. Creo que la respuesta a las amenazas tiene que adaptarse al nivel de las amenazas …

La respuesta a la amenaza tiene que adaptarse a la propia amenaza …

Creo que las amenazas se están moviendo más rápido que sus respuestas.

La diferencia entre los tipos de amenazas es que detrás de las amenazas hay seres humanos que son creativos, que entienden las respuestas que implementas y también intentan adelantarse. Así que tienes que estar delante de ellos. Necesitas evitar su próximo movimiento para proteger tus activos.

¡Así que los operadores ferroviarios necesitan más gente como tú!

Las personas como yo pueden ayudar a comprender el fenómeno, por ejemplo, qué es lo que realmente quieren estos tipos de grafiteros. ¿Por qué vienen al ferrocarril, por qué este cambio en el modus operandi? La amenaza del graffiti no es nueva. Lo que cambió, tal vez es que ahora quieren hacerlo en trenes en movimiento.

¡Parecen obsesionados con los trenes!

 

«No es solo seguridad objetiva,

también es lo que la gente ve y percibe»

 

Esto es más extremo. Entender el fenómeno es importante, y puedes encontrar soluciones más innovadoras y creativas, con respecto al vandalismo y al graffiti. Tenemos una política de tolerancia cero, graffiti significa vandalismo, no hay graffiti como arte. La solución a eso es la detección física y la persecución. «Después de detectar a los vándalos, arrestarlos o juzgarlos y esperar que esto se detenga en el futuro. No volverán, y el fenómeno cesará». Pero no funciona así, así que es hora de preguntar «¿podemos hacer algún tipo de intervención positiva, más allá de la persecución?» Algo para reducir el graffiti ilegal y promover grafiti positivo como eventos de arte de grafiti o concursos. Incluso la operación ferroviaria puede organizar un día de graffiti ferroviario en el que el operador invita a algunos artistas de graffiti. En esto se puede estimular un graffiti positivo. Lo que la gente no sabe es que en la comunidad de escritores de graffiti hay mucho respeto entre ellos. Básicamente, si tienes una superficie que ya ha sido cubierta, nadie vendrá y la destruirá. Así que a veces es mejor tener un buen dibujo que tener garabatos feos de graffiti por todas partes.

La SNCF lo hizo, ¿no?

Sí, algunos operadores lo hicieron. De hecho, esta es una iniciativa que surgió del movimiento de arte callejero, algunas paredes se habilitaron para la pintura legal y esto contribuyó a reducir el vandalismo. Esto parecía innovador y positivo para un grafiti positivo y alentó a los artistas callejeros, teniendo eventos y reduciendo naturalmente el vandalismo.

 

 

*material rodante: los trenes en general, y los vehículos de mantenimiento.


Fotos: Esther Bolekia

Artículo anteriorCómo combatir (realmente) el estrés
Artículo siguienteEl coste de la ropa
Creo que nada es difícil si sabes hacerlo. Soy Esther, ingeniera de Caminos amante de los trenes y del progreso social que traen. Dirijo Dévé, donde edito y escribo sobre estrategia, liderazgo y dinámica social; pilares del desempeño pro y perso. La verdad —simple, directa y clara— te hace libre.

¿Qué opinas? Hablemos.